Según un artículo de El País, existe una “fiebre de certificar el inglés” en España.

No basta hablar el idioma, hay que acreditarlo para trabajar. Ello convierte a España en un mercado jugosísimo para la Universidad de Cambridge, que celebra el centenario de sus títulos

 

En Cambridge, bajo unas estrictísimas medidas de seguridad, se corrigen casi cuatro millones de pruebas al año, y de ellas, nada menos que unas 250.000 provienen de España, donde certificar el nivel de inglés se ha convertido en una auténtica fiebre cuando encontrar un puesto de trabajo es casi un milagro. De poco sirve hablarlo bien si no se acredita ante la empresa, y más de una exige que el título –al menos, el First Certificate, equivalente a un B2 del Marco de Referencia Común de Idiomas Europeos (CEF)– haya sido expedido en los últimos dos años. De no ser así, someten al candidato al empleo a una entrevista para comprobar que la fluidez al hablar no se ha perdido.

 

 

Artículo completo aquí

La fiebre de certificar el inglés

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *