Sin lugar a dudas, la educación musical contribuye poderosamente al desarrollo armónico del niño a través de métodos predominantemente activos. Se promueve el despertar la sensibilidad y la imaginación del niño. Su capacidad de expresión y creación. Las percepciones auditivas y la adquisición de técnicas elementales: formación rítmica, educación vocal, educación auditiva , pero siempre trabajando la música de forma agradable, adecuada y con una adecuada gradación de la dificultad.

Partiendo de ejercicios para la percepción y diferenciación de ruidos y sonidos pasamos a la diferenciación sonido – silencio, sonidos de distinto timbre, altura, intensidad, …. y a la conversión de la percepción sonora en gesto y movimiento.

Para más información sobre horarios y precios llámanos al 976 35 00 17 o escríbenos a hola@idiomasiberlingva.com